El Pseudo-Ocultismo de Alice Bailey

Originalmente publicado en forma de folleto en 1929 con el título

EL PSEUDO-OCULTISMO DE LA SRA A. BAILEY

Por Alice Leighton Cleather y Basil Crump

▬▬▬★▬▬▬

CONTENIDO:

★Nota introductoria. Por J. C. Miller.

★Prefacio

★Notas acerca del «Tratado Sobre Fuego Cósmico». Por Basil Crump.

★Notas adicionales. Por A.L. Cleather.

★Notas sobre «Iniciación Humana y Solar». Por A.L. Cleather.

▬▬★▬▬

«En un laberinto de palabras la mente se pierde como el hombre en un espeso bosque.»

(Sri Shankaracharya, La Joya Suprema de Sabiduría)

▬★▬

NOTA INTRODUCTORIA

Se ha dicho en la literatura védica que la verdad brilla en su propia gloria, -cierto, y es por eso que a veces el vano placer de una gran cantidad de farsa pasa por ser verdad y engaña a la gente con sus hechizos mágicos. Pero no transcurre mucho tiempo antes de que las mentes con discernimiento miren a través del fino velo de reflejo engañoso y expongan su inherente fealdad a la luz de hechos hasta entonces ocultos-.
“La mejor defensa es un ataque” es una vieja máxima militar y tal es esta publicación. Pero es un ataque razonable y razonado, que apela a las facultades lógicas del lector y trata el tema en el elevado plano que está en consonancia con su importancia realmente vital.
Los autores, sin embargo, no necesitan introducción en los círculos literarios donde su colaboración en cuatro volúmenes sobre Los Músico Dramas Simbólicos de Wagner, interpretados de acuerdo con susObras en Prosa, asentó su reputación más de un cuarto de siglo atrás.
La señora Cleather era una de los primeros miembros de la Rama de la Escuela Esotérica Trans-Himaláyica establecida en Inglaterra por Madame H. P. Blavatsky en 1888, y más tarde fue elegida como uno de los doce miembros del Grupo Interno presidido por esa fiel Agente de los Maestros.
Con su hijo, el Sr. Gordon Cleather, y el Sr. Basil Crump, fue a la India en 1918, y los tres fueron iniciados en la Orden Tibetana Gelugpa (gorro amarillo), en Buddha Gaya, en 1920. En 1926 fueron recibidos y se ratificó su membresía, en Pekín, China, por su Serena Santidad el Tashi Lama de Tashi-Lhumpo, Tíbet, que es la cabeza de la Orden gelugpa en toda Asia. El Sr. Gordon Cleather ha estudiado desde entonces tibetano con su secretaria y también aprendido chino. Por lo tanto, se verá que poseen aptitudes excepcionales para juzgar cualquier cosa que pretenda emanar de fuentes tibetanas.
El Sr. Crump es un hombre de la Universidad de Cambridge, abogado del Middle Temple, y durante doce años editor del Law Times y un editor departamental de The Field and The Queen.Este último intento de obtener crédito de otro sistema de aprendizaje pretendidamente Oriental que se presenta como una ampliación de las doctrinas expuestas por «H.P.B.» es un reconocimiento más a la preeminencia de ella en ese campo, y más imitación que halago sincero. ¿No será, sin embargo, que en la búsqueda de orientaciones relativas a las preguntas más profundas de la vida, la sabiduría no acepta sustitutos?

J. C. Miller.

Manila, marzo de 1929.

▬▬★▬▬

 

PREFACIO

Las siguientes notas y observaciones sobre dos de las principales obras de la señora Bailey, Tratado sobre Fuego Cósmico, e Iniciación Humana y Solar, se llevaron a cabo a sugerencia del Sr. J. C. Miller, de Manila, un miembro de la Asociación Blavatsky, como parte del trabajo asignado a su Comité de Defensa. Ese trabajo, así entendemos, incluye tanto como se hizo en «H. P. Blavatsky: Un Gran Traición»; y se verá que las presentes notas están dirigidas contra otro aspecto del mismo movimiento. No pretenden completas de ningún modo, simplemente quieren llamar la atención sobre algunos puntos más destacados que van a chocar inmediatamente a los estudiantes familiarizados con las obras de H. P. Blavatsky.

En particular nos interesa destacar que hemos llevado a cabo esta tarea extremadamente desagradable sólo desde un fuerte sentido del deber a la causa de HP Blavatsky y su trabajo. Nunca hemos conocido señora Bailey, y no habiendo leído previamente ninguno de sus libros, no sabíamos exactamente de qué forma su estructura general y fraseología se asemejaban a la de la «Neo-teosofía» de Besant-Leadbeater , que incluye propaganda de la Iglesia Católica Liberal y del Instructor del Mundo. Estos dos últimos son intentos más o menos velados de desviar la corriente pura de la Filosofía Esotérica Oriental, introducida en Occidente por H. P. Blavatsky, hacia una línea definitivamente cristiana. Esto se hace en parte mediante la introducción de términos tales como «Dios», «El Logos» (como un Él), «La Trinidad», «El Maestro Jesús», etc., etc. Al mismo tiempo, en Fuego Cósmico se hace un astuto intento, con abundantes referencias y citas de La Doctrina Secreta de HP Blavatsky, para dar la impresión de que el primero es una continuación de la última -de hecho, un «fragmento de la Doctrina Secreta» (Prólogo, x)-.

Incluso un examen somero tal como el que hemos tenido tiempo de realizar, nos ha convencido, sin embargo, de que hay poco o nada en común entre ellos. La impresión que queda en la mente es la de un sutil intento de implantar un sistema específicamente cristiano -en lugar del universal de la Doctrina Secreta-, más que de «confirmar y ampliar» esa maravillosa obra, como han declarado los admiradores del Fuego Cósmico.

En una carta a la Revista Oculta, en julio de 1928, la señora Bailey niega que alguna vez haya afirmado que su supuesto inspirador «El Tíbetano» con el que «cooperó en la producción» de Fuego Cósmico, Iniciación, etc., sea uno de los Maestros del Grupo Trans-Himaláyico. «Es el deseo expreso del tibetano,» declara ella, «que su nombre real sea reservado; es su deseo de que los libros sean estudiados y valorados por su propio valor intrínseco y por su llamada o no a la intuición, y «no por ninguna persona que pretenda reclamar autoridad para ellos.»

Hemos tenido esta indicación muy en cuenta, y hemos juzgado las declaraciones del «tibetano» estrictamente en por su valor literal. Por otra parte, la señora Bailey cita lo que ella dijo hace tiempo, en febrero de 1923, en su revista The Beacon, sobre «la ciega credulidad de un determinado grupo que acepta cualquier declaración con tal que esté respaldada por una pretensión jerárquica de algún tipo, y el sectarismo estrecho que haría un profeta de HPB y una Biblia de la Doctrina Secreta».

La primera parte de este extracto se aplica mucho más a las doctrinas Besant-Leadbeater y a los propios libros de la señora Bailey (que crispan bastante con implícita, si no expresa, «autoridad») que a la Doctrina Secreta. Lo que afirma H.P.B. con respecto a ese trabajo, está formulado en palabras de Montaigne: «Aquí tengo un ramillete de flores escogidas; nada mío hay en él, sino el cordón que las ata» (D. S. I., xlvi.).

Después de todo, ¿qué hay de «credulidad ciega» y «estrecho sectarismo» en relación con H.P.B. como «profeta» y la D. S. como una «Biblia» en el mejor sentido de esos términos? ¿No era ella un verdadero profeta y uno que trajo un maravilloso mensaje totalmente nuevo para el mundo moderno? ¿Dónde más se puede encontrar el gigantesco y todo-abarcante sistema triple de la evolución, de manera tan clara y convincentemente expuesto en la D. S., con el apoyo de una gran cantidad de datos procedentes de todas las fuentes imaginables? El trabajo se sostiene absolutamente solo, inalcanzado e  inaccesible en nuestros tiempos; un monumento tan grande que aún así está demasiado cerca de nosotros para que lo podamos valorar adecuadamente. Su atractivo en todo él es enteramente a la razón y nunca a la credulidad. Como dice el Sr. Baseden Butt en la mejor estimación que se haya escrito: «Si estos, y sus otros escritos, fueron todos producidos sin ayuda por el talento Madame Blavatsky, ella debe haber poseído los recursos intelectuales de al menos tres genios ordinarios… Esta increíble mujer ha lidiado con auténtico caracter de autoridad con los temas más profundo, más vitales y abstrusos conocidos por la humanidad» (Madame Blavatsky por G. Baseden Butt. Londres: Rider and Co., 1926, p 216)

La señora Bailey evidentemente considera que sus propias obras han de ser juzgadas en el mismo nivel, pues continúa: «Es hora, por tanto, de que los libros ocultos sean sacados a la luz y juzgados por su contenido y no porque tal o cual maestro sea el supuesto responsable de los mismos, o por que coincidan o no con la Doctrina secreta.» La conclusión evidente de la Señora Bailey de que la D. S. fuera «sacada a la luz y juzgada» en este último sentido es enteramente falsa, en lo que cualquier estudiante con una comprensión inteligente de sus contenidos convendrá. El que los Maestros M. y K. H. ayudaran a H. P. B. a escribirla, tal y como fue declarado por ambos y por ella (ver Las Cartas de los Mahatmas y las de ella a Sinnett), no constituye ninguna diferencia en el juicio de su valor e inmensidad. ++++++++++

A pesar de que la Sra. Bailey lo niegue, la mayoría de sus seguidores creen que el “Hermano Tibetano” es un miembro de la Hermandad Transhimalaya, como nos lo han dicho dos de los más prominentes en América. El nombre Tibetano sugiere inevitablemente, un conocimiento casi ilimitado. Los libros de Bailey están llenos de aseveraciones sobre el universo y sus seres más avanzados, que sólo un Experto puede conocer, si es que son ciertas, dado que en muchas ocasiones resultan más que dudosas.

Finalmente, no se debe pasar por alto el alegato más importante hecho por Bailey en el prólogo de Fuego Cósmico. Dice (p. x): “Se aspira a presentar un plan, razonablemente lógico, de la evolución del sistema, y a indicar al hombre la parte que debe desempeñar, como unidad atómica de un grande e integral Todo”.

Evidentemente, Bailey y el “Tibetano” consideran inadecuado el esquema de evolución presentado en La Doctrina Secreta y ofrecen el propio a cambio.

Más allá de no encontrar nada “sistémico” en Fuego Cósmico, está claro que el Tibetano (si es que existe) no está de acuerdo con la Hermandad Transhimalaya. En tal caso, se puede inferir de acuerdo a lo que se ha dicho en Cartas de los Mahatmas que es probable que él pertenezca a los “Hermanos de la Sombra Casquetes Rojos” (ver en el Índice bajo Dugpas). Como K.H. dice (p. 322): “La oposición representa enormes intereses financieros, y ellos cuentan con la ayuda entusiasta de los Dugpas, ¡tanto en Bhootan como en el Vaticano!” De ahí la terminología cristiana que caracteriza algimos de sus esfuerzos en el ámbito del Ocultismo.

Alicia Leighton Cleather

Basil Crump

Pekin, Febrero de 1929

▬▬★▬▬

NOTAS ACERCA DEL “TRATADO SOBRE EL FUEGO CÓSMICO”

Por Basil Crump

POSTULADOS DE INTRODUCCIÓN

Se dice que los mismos son “una ampliación de los tres fundamentos contenidos en el Proemio del Tomo I de La Doctrina Secreta de B.H. Blavatsky». Pero en realidad, la Sra. Bailey desarrolla un esquema cósmico absolutamente personal, que incluye un nuevo conjunto de Stanzas de Dzyan, un Logos Solar también llamado “Dios,” un Triple Sistema Solar que consiste en el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo; un Ser Humano Triple, y un Átomo Triple. También Siete centros de Fuerza Logoica, y Siete Rayos que incluyen “Amor-Sabiduría”, “Armonía, Belleza y Arte,” y “Devoción e idealismo Abstracto”. Dirige constantemente al lector a párrafos de La Doctrina Secreta, pero sólo algunos de los términos usados, por ejemplo: “Amor y sabiduría”, “Idealismo Abstracto”, “Logoico”, etc. etc., podrán ser encontrados ahí. Mi impresión es que esto ha sido hecho para engañar a los estudiantes haciéndoles pensar que esta obra es acerca de la obra de H.P. Blavatsky, cuando con sólo una examinación superficial se observa que es completamente diferente y que está diseñada con astucia para desviar al estudiante de la verdadera enseñanza y confundir su mente con una gran cantidad de aparentemente muy culta información que tiene poco o ningún significado y que no lleva a ningún lugar. El método es algo similar pero menos obvio y más inteligente que el de C.W Leadbeater, pero yo creo que el poder subyacente es el mismo, que trabaja con el mismo objetivo en una línea diferente para una mente de tipo más intelectual. Es de considerable significancia que Leadbeater y la Sra. Besant sean citados con frecuencia, y que el Cristo y las Doctrinas del Instructor del Mundo de ellos, sean dadas por supuestas.

 ▬★▬

EL “MAESTRO TIBETANO” DE LA SRA. BAILEY

Con respecto a la fuente de información de la Sra. Bailey, hace tiempo que se entendió que ella la recibe en forma psíquica, telepática, o de inspiración de un “Maestro Tibetano”. Refiriéndose a Fuego Cósmico, un escritor dijo en el Canadian Theosophist de Diciembre 1926: “Este material también fue transmitido por el Maestro Tibetano, no a través de un proceso automático sino que aparentemente en

forma similar a como fue escrita La Doctrina Secreta… No es una revelación fantasiosa o arbitraria, sino un giro de lo que H.P.Blavatsky llamó la llave analógica de la cerradura de La Doctrina Secreta. El resultado es sorprendente, casi tan sorprendente como la misma Doctrina Secreta”. Continuó describiendo y elogiando a la Escuela Arcana de la Sra. Bailey, que evidentemente intenta ser sucesora de la Escuela Esotérica de H.P. Blavatsky, con Bailey como “Directora” o vocera del “Maestro Tibetano”. El ardid para pretender que se trata de una nueva edición mejorada (?) de la obra de Blavatsky ya está consumado y es casi innecesario hacer más comentarios. Por el momento, se pueden sacar conclusiones de las siguientes notas:

DIOS, EL LOGOS Y LA JERARQUÍA

La palabra “Dios” se usa constantemente, y se hace mucho hincapié en “El aspecto Amor del Logos”, pero las referencias que se hacen a La Doctrina Secreta no contienen ese término. Este tipo de ardides se encuentran en todo el libro, porque en casi todos los casos, al buscar las referencias dadas se observa que la fraseología es diferente o que no tienen ninguna aplicación. Así en la página 66, Fohat es declarado como “Amor-Sabiduría”, y una nota de pie refiere a S.D. I, 100, 144, 155, (Edición Besant), pero al buscarlas: p.100 “Resplandeciente Dragón de sabiduría”; p. 144, “Fohat, en su calidad de AMOR DIVINO (Eros)*, el Poder eléctrico de afinidad y simpatía”; y en la p. 155, no hay mención de Fohat, Amor, o Sabiduría. Luego, la Sra. Bailey dice que Fohat es “Dios” e indica referencia en La Doctrina Secreta I, 167, pero ahí en una nota de pie nos encontramos con que a lo que ella llama “Dios” es “absoluta seidad,‘SAT’”. Y si vamos a la p. 376 (352 Edición Antigua) leemos: “Cuando los teósofos y ocultistas dicen que Dios no es ningún Ser, porque es Nada, No-cosa, son más reverentes y más religiosamente respetuosos con la Deidad que los que llaman a Dios Él, y lo convierten de este modo en un Varón gigantesco”.

Este tema es tratado largamente por el Maestro K.H. en, Mahatma Letters, Letter X, p. 52 (Cartas de los Mahatmas, Carta n° lO), donde él dice: “…Nosotros negamos a Dios tanto como filósofos y como budistas. Sabemos que hay vidas planetarias y otras vidas espirituales y sabemos que en nuestro sistema no hay tal cosa como Dios, ni personal ni impersonal”.

Se pueden buscar en vano el “Rayo de Amor-Sabiduría” de Bailey en La Doctrina Secreta y las referencias (p. 74) concemientes a esta obra, dadas en relación al “Aspecto Amor del Logos” no contienen nada al respecto. Estos son sólo algimos ejemplos de los muchos que hay en los dos tomos.

En la p. 91 la “Cuarta Jerarquía Creadora” es “masculina”, pero seguramente el poder creador es masculino en cualquier caso. La palabra “Amor” es usada ad nauseam a lo largo de toda la obra y aun al Ego se lo llama “Aspecto Amor” (147).

* Así como en la cosmogonía griega más antigua, se difiere por completo de la posterior; Eros es la tercera persona de la trinidad primitiva, Caos, Gæa, Eros- S.D. I, 109.

ASEVERACIÓN Y PROFECÍA

Se hacen aseveraciones exactas acerca de lo que sucederá en los “Ciclos” futuros, por ejemplo, “Sanat Kumara, el Logos de nuestro esquema recibirá una iniciación mayor en la mitad de la quinta ronda, pero se prepara ahora para recibir una menor”. (p. 374). De acuerdo a S.D. I, 456-7 hay siete Kumaras, que son los ángeles Solares que dotaron al hombre con su Ego inmortal. Sanat Kumara (ver Theos. Glossary, 289) es el más prominente de todos, y por lo tanto es engañoso aplicar el nombre para el Logos. Ver también post p. 34.

Se observa particularmente que el esquema de Bailey ignora la Jerarquía de Buda que emana de Adi-Budha (S.D. I, 570) al sustituirlo por el Logos Solar, la Trinidad, y los Siete rayos, uno de los cuales (“Amor-Sabiduría”) incluye “El Cristo, el Instructor del Mundo”. Por lo tanto es obvio, que tal como Leadbeater, la Sra. Bailey está realmente trabajando para los intereses del sistema cristiano al introducir su terminología y conceptos en obras que son aparentemente exposiciones de la Filosofia Esotérica de los Maestros y de H.P.B., pero que en realidad son propaganda cristiana inte- ligentemente enmascarada.

Por ejemplo, los siete Dhyani Budas aquí son los Siete Rayos, bajo tres de los cuales (los del “Aspecto”) están agrupados varios Maestros, incluyendo los que menciona H.P.B. y varios otros. El Cristo está primero bajo “Aspecto Amor-Sabiduría” y “el Maestro Jesús” bajo el “Aspecto Inteligencia”. Ver el gráfico detallado de “Jerarquías Solares y Planetarias” con las claves en pp.: 1238-9.

EL “MAESTRO JESÚS”

Abundan en Fuego Cósmico pronunciamientos sobre el “Maestro Jesús”, por ej.: p. 757 et seq.:

“. . .el advenimiento de Aquel que todas las naciones esperan”.

“El Hijo del Hombre nuevamente recorrerá los caminos de los hombres y Su encarnación fisica será un hecho”.

“El Maestro Jesús tomará un vehículo fisico y llevará a cabo… la re-espiritualización de la iglesia católica para alrededor del año 1980”. (Aquí tenemos una muestra clara de cierta influencia que también es evidente en el esquema de la Iglesia Católica Liberal de Besant-Leadbeater).

“Cristo ocupó el cuerpo de Jesús… Muy pocos, como Cristo, tienen el poder de aparecer en forma dual. Este tipo de mónada se encuentra sólo en los Rayos segundo, cuarto y sexto”.

Comparar esto con lo que se dice de los poderes de Buda en Mahatma Letters, pp. 43, 47. Ver también p. 344 en referencia a “el verdadero Cristo de cada cristiano” y “el hombre Jeshu”. Ni los Maestros ni H.P. Blavatsky nunca escribieron sobre Jesús como un Ser individual, siempre como un principio en el hombre.

EL LOGOS EN FICCIÓN Y REALIDAD

El “Logos” tiene un papel muy destacado en el libro en cuestión y en Varias formas, como “Cósmico”, “Solar”, “Planetario”, acerca de los cuales se nos dan detalles íntimos y personales, como sus “iniciaciones”, “encarnaciones”, etc. No se menciona nada de esto en La Doctrina Secreta.

Como mucha gente, fuera de esta rama de estudio, no sabe qué es un Logos, y como la Sra Bailey prefiere las aseveraciones a las exposiciones, daré la defunción de H.P. Blavatsky extraída de su Glosario Teosófrco: “Logos (GR)- La deidad manifestada en cada nación y pueblo; la expresión exterior, o el efecto de la Causa que permanece siempre oculta o inmanifestada. Así, el lenguaje es el logos del pensamiento; por esto se traduce correctamente con los términos “Verbo” y “Palabra” en su sentido metafisico”.

En The Secret Doctrine, I, 573 (l° Edición) se dice que “El Logos es el Ishvara de los Indos que según los vedantinos es la conciencia más elevada de la naturaleza, y de acuerdo a los ocultistas es ‘la suma total de la conciencia Dhyán-Chohánica”. Inmediatamente se observa la diferencia con la concepción limitada y personal de la Sra. Bailey. En conexión con esto, también debería ser estudiado S.D. I, pp. 571-2. No es necesario aclarar, que no se encuentra en la S.D. la idea de la “iniciación” de un Logos.

Hay una cantidad inmensa de este tipo de cosas, en muchas de las líneas aseverativas de Leadbeater, que tienen una autoridad implícita de fondo. Cuánta diferencia con H.P. Blavatsky, de quien los Maestros dicen en Mahatma Letters, p. 289: “Ella tuvo que aportar un arsenal de pruebas, citas de Pablo y Platón, de Plutarco y Santiago, etc., antes de que los espiritistas admitieran que los teósofos estaban en lo correcto”. La Sra. Bailey desdeña este método. Para ella o su “Tibetano”, afirmar es suficiente.

En este libro abundan profecías y descaradas aseveraciones sobre la evolución en la Tierra; por ej. p. 390: “Un grupo totalmente nuevo de seres humanos vendrán a la encarnación en nuestro esquema terrestre… Vendrán entidades de Marte… La vida en Mercurio comenzará a sintetizarse”, etc., en el estilo habitual de Leadbeater. Probablemente haya que considerar estas aseveraciones como ejemplos de “girar la llave analógica en la cerradura de la Doctrina Secreta”, aunque no se encuentre mención alguna al respecto en esta obra.

A pesar de las copiosas condenas al espiritismo en Mahatma Letters, se lee en la p. 456 (nota de pie de página) que “el Maestro Hilarion (sic), un Maestro cretense está interesado en el movimiento espiritista”. También, que un “Maestro húngaro, Rakoczi, es el Regente de Europa y América, perteneciendo a la “Gran Hermandad Blanca”, un término acuñado por la doctrina de Besant-Leadbeater y nunca usado por H.P.Blavatsky. (ver post p. 33)

IGNORANCIA ACERCA DE BUDA

Considerando que estas enseñanzas se suponen que vienen de un “Tibetano”, se demuestra una profunda ignorancia sobre Buda y su posición en la Jerarquía Oculta. Por ejemplo, en la p. 210 dice: “Buda precedió en ese cargo al actual Instructor del Mundo, cuando recibió la Iluminación. Su lugar fue ocupado por el Señor Maitreya a quien los occidentales denominan Cristo” (p. 211, nota). Este Instructor del Mundo, a quien también se lo menciona aquí como “El Gran Señor, el Cristo”, es una invención propia de Leadbeater, así como también lo es la identificación de Maitreya (el próximo Buda) con Cristo, haciendo obvio el punto de vista de propaganda cristiana. Pero este esquema es completamente ajeno a las enseñanzas orientales de La Doctrina Secreta.

Con sólo dirigirse a las Cartas de los Mahatmas y buscar las referencias sobre Buda será posible enterarse acerca de la posición suprema que la Hermandad Transhimalaya le ha dado. He recopilado y comentado estos párrafos bajo el título “Tibetan Initiates on the Budha”, en la Parte III de nuestro nuevo libro Buddhism the Science of Life (Pekín, 1928) remarcando su importancia en conexión con los desarrollos actuales en Asia.

EL FENOMENO LLAMADO ACTIVIDAD SEXUAL

¡La Sra. Bailey hasta llega a asociar el Logos con el sexo! Así (p. 721): “La ley de atracción. . .que se refiere a la capacidad del Logos para “amar sabiamente”, en el sentido oculto del término. Tiene relación con la polarización del Logos en Su cuerpo astral, y produce el fenómeno llamado “actividad sexua ”…” ¿Es este otro ejemplo de “la vuelta de la llave analógica en la cerradura de La Doctrina Secreta? De ser así, el resultado no es muy alentador; y cuando leemos (p. 905) sobre “el centro laríngeo de un Logos planetario y de un Logos Solar” nos damos cuenta de que el antropomorfismo puro no puede ir más lejos.

Es más, se dice (pp. 907-8) que el “Mahachohan” (como la Sra Bailey lo escribe) está directamente conectado con “el efecto que los devas del fuego kundalínico producen sobre el hombre” en el sentido de la actividad sexual. El párrafo es demasiado largo e ininteligible para citarlo aquí; el punto

a observar para cualquiera que haya aprendido algo de H.P.B. y de los Maestros sobre la naturaleza de Maha Chohab, es la profanación que significa la sola mención de su nombre en conexión a esto.

Otro ejemplo de la ignorancia de la Sra. Bailey sobre lo que realmente fue H.P.B., se muestra en p. 1037: “Newton, Copernico, Galileo, Harvey, y los Curies son, en su propia línea de fuerza, portadores de luz de igual rango que H.P.B.”. Se nos dice que Confucio se reencamará y se dedi- cará con ahínco al trabajo de “convertir en radioactivos a algunos de los más destacados pensadores…” Nuestros amigos chinos estarán encantados con esta información.

“Arrobamiento cósmico y bienaventuranza rítmica (sic) son los atributos del Cuarto Sendero. Esta es una forma de identificación desvinculada completamente de la conciencia” ¡A los seguidores del Cuarto Camino se los llama “los bienaventurados puntos danzarines de devoción fanática”, lo que casi sugiere derviches bailando!

IMITACIÓN DE LAS STANZAS DE DZYAN

En la pp. 747-8, bajo el título de “El Advenimiento del Avatar”, se encuentra un supuesto extracto, “De los archivos de la Logia”, al estilo de “Las Stanzas de Dzyan”. A continuación, una muestra de su extravagante lenguaje: “Grande es el caos; el centro mayor con las siete esferas vibratorias se estremecen a los ecos de la desintegración. Los vapores que emanan de la completa oscuridad ascienden y se disipan. El ruido discordante de los elementos combatientes da la bienvenida a Aquel que viene, pero no Lo detiene”.

Nuevamente, en la p. 1267, encontramos un conjunto de “Siete Stanzas Esotéricas de las Fónnulas Arcaicas”. Una nota nos informa que las mismas “constituyen la única y verdadera Stanza del libro más antiguo del mundo, el cual nunca ha visto el hombre común” (sic). La última de ellas se titula, como era de esperar, “El Sendero de la Filiación Absoluta”, y termina sugestivamente con “De El será la gloria como Madre, Padre e Hijo, como el Uno que ha existido en el pasado, en el presente y en Aquello que vendrá. El “Final” comienza con “Las estrellas matutinas cantaron en sus órbitas” y termina con “el canto nupcial del Hombre Celestial”.

Una muestra de las supuestas “Stanzas de Dzyan” también puede ser: “Se yergue la caverna de rara belleza, de color tomasolado. Brillan sus paredes de tinte azulado, bañadas en luz rosada. El tinte azul irradia sobre la totalidad, y todo fulgura”. Stanza VII, p. 22.

Qué contraste con las Stanzas genuinas en S.D., por ej. I, 35:

l. El Eterno Padre (el Espacio) envuelto en sus siempre invisibles vestiduras, había dormitado una vez más durante siete eternidades.

2. El tiempo no existía, pues yacía dormido en el seno infinito de la duración.

La afirmación en la p. 749 que H.P.B. estaba “influenciada” por “un Ser más elevado que un adepto” dificilmente con cuerda con lo que se puede deducir sobre su estatus oculto en Mahatma Letters y otros lugares. De todas maneras, en la p. 757 se la describe como “verdadera psíquica y médium consciente”, que es la teoría espiritista que A.P. Sinnet tampoco pudo hacer trascender, especialmente después de su muerte.

Al término de este siglo, se nos dijo, el “Avatar…vendrá como el Maestro del Amor y la Unidad, y el principio fundamental que sostendrá será la regeneración a través del amor que se derramará sobre todos a raudales” ¡Quién puede imaginarse a H.P.B. o a los Maestros escribiendo algo tan sentimental, como lo que se lee en los folletos cristianos o en la literatura de la “Orden de la Estrella”!

INSTRUCCIONES PARA ASPIRANTES A MAGOS

Las páginas 996-1026 contienen “Quince reglas para la Magia” en la sección “Los elementales de la mente y los elementales del fuego”. Están escritas con la usual verbosidad dela Sra. Bailey, en su estilo seudo apocalíptico y presentan con astucia a “un antiguo libro de magia, oculto en las cavernas del saber, custodiado por los Maestros”. De los cuales se citan algunas “palabras apropiadas”:

“Los Hermanos del Sol, por medio de la fuerza del fuego solar aventaron la llama en la ardiente bóveda del segimdo Cielo, apagan los fuegos lunares inferiores y reducen a la nada ese inferior “fuego por fricción”.

El Hermano de la Luna ignora al sol y al calor solar; toma su fuego de lo triple y prosigue su ciclo. Los fuegos del infierno esperan y el fuego lunar se apaga. De nada le sirven el sol ni la luna, sólo el cielo más elevado aguarda la chispa eléctrica buscando la vibración sincronizada de aquello que se halla debajo, y aún así no llega”.

En el caso de que el lector no logre entender esta gema de la “magia”, se está diciendo que “la terminología está en la naturaleza del ciego, que lleva revelación a aquellos que tienen la clave, pero tiende a sorprender y a desconcertar al estudiante que todavía no está listo para la verdad”. No es necesario agregar que en ningún lugar de este “laberinto de palabras”, en un total de 1282 páginas, está la naturaleza exacta de la “clave” más oscuramente aludida que en esta instancia. Un truco viejo y conocido, frecuentemente usado para disimular la ausencia absoluta de clave o significado.

La “Regla I” dice: “El Ángel Solar se recoge en sí mismo, no disipa su fuerza, sino que en profunda meditación se comunica con su reflejo”. Que esto se defina como “regla” no es muy claro.

Las otras catorce reglas son, por supuesto, igualmente oscuras y sin sentido, sin la “clave”. Esas Reglas se presentan con más de treinta páginas de abundantes comentarios que hacen la confusión aún mayor, con términos tales como “el mago”(para quien las reglas han sido formuladas), “Ángel Solar”, “Loto Egoico”, “El iluminador”, “El ojo del Mago”, “Los Agnichaitas”, “Los Agnisuryas”, etc.

INTERPRETACIÓN ESOTÉRICA DEL COLOR

“El ‘Ojo de Shiva’, una vez perfeccionado, es de color azul” (R.VI, p. 1011), y “como nuestro Logos solar es el ‘logos Azul’, sus hijos se Le asemejan en sentido oculto; este color tiene que ser interpretado esotéricamente”.

Esto es una muestra de la extraña maraña que constituye la mayor parte de este libro, en el que H.P.Blavatsky y su Doctrina Secreta son constantemente citadas y con referencias en pie de página, más como una pantalla para el lector que como una marcación de relación con el esquema de la Sra. Bailey. Frases y palabras familiares son sacadas de contexto y usadas, en un esfuerzo de compilar una Obra impresionante que en la superficie puede parecer que continúa con la misma linea de enseñanzas, pero que en realidad es bien diferente.

Este lenguaje, no es por cierto el que usaría un “Tibetano”, ni ningún oriental. En realidad, como he demostrado, es claramente cristiano, y el inspirador de la Sra. Bailey, si es realmente otra entidad, es más probable que sea un eclesiástico de esa fe, que (como muchos de ellos en esta época) se ha familiarizado con la literatura del Ocultismo y está tratando de adaptarla al esquema cristiano. Se ha sugerido, con justificación, que el “Tibetano” es simplemente un confuso término genérico para un concilio de teólogos de los cuales la Sra. Bailey es vocera y escriba.

 ▬▬▬★▬▬▬

NOTAS ADICIONALES

A. L. Cleather

SUTIL DEPRECIACIÓN DE H. P. BLAVATSKY

Se podrá observar cómo H. P. B. es ingeniosa y gradualmente menospreciada con pequeñas indirectas y comentarios deslizados aquí y allá, “elogios sutiles que desacreditan”, generando una manera muy conocida de “sugestión”.

No tenemos ninguna evidencia de la existencia del “Hermano Tibetano”; simplemente la palabra de la Sra. Bailey, su propio ipse dixit para todo. Me inclino a pensar que si su “maestro” no es realmente AB-CWL, es alguien que está por detrás de los tres, con un pseudónimo astutamente adaptado para ocultar su identidad en una cierta jerarquía eclesiástica, y que planta en la mente de los lectores de la Sra. Bailey, el concepto del origen TIBETANO de las “enseñanzas” a través de una “sugestión” repetida. Mi teoría está corroborada por la completa omisión que hace este supuesto miembro de la Logia (l) de toda referencia al verdadero estatus de Buda, a su verdadera naturaleza y a su lugar en la Evolución, tal como fine dada por los Maestros y H.P. Blavatsky.

No está claro si la Sra. Bailey cree sinceramente en su “misión”. Evidentemente ella es una psíquica. Cualquiera que sea la verdad, todo el “complot” está ideado con astucia, y seguramente ella es un “instrumento” servicial, sino un agente absolutamente consciente.

En este “nuevo ciclo de enseñanza” se puede observar que no hay espacio, ni mención de la necesidad de las leyes gemelas de Karma y Reencamación, aun cuando se las nombra incidentalmente, así como tampoco del gran alcance de la Ley Cíclica a través de la cual trabajan. Nada realmente definitivo, razonable o racional; y de hecho con poca relación con las enseñanzas de H.P.B., a pesar de las cons tantes referencias hechas.

EL SUPUESTO “NUEVO CICLO DE ENSEÑANZA”

Este nuevo culto ha llegado a tal nivel como para que se hayan hecho estas asombrosas aseveraciones en el Occult Review de mayo (1928, p. 305) escritas por H. Adams, en un artículo sobre el último libro de la Sra. Bailey acerca de Pantanjali (The Light of the Soul: Its Science and Effect): “el Hermano Tibetano que es el responsable de la transmisión de sus trabajos previos…”

El Sr. Adams, luego presenta unos pocos y supuestos hechos extraídos del libro, y continúa: “Esta declaración hecha con autoridad…  (La “autoridad” es el maestro invisible de la Sra. Bailey y en relación a él, sólo tenemos la palabra de la Sra. Bailey). “…proviene de la Hermandad (!!), en la que se ha producido por expresa autorización y bajo la supervisación personal del Hermano especialmente designado para comunicar el nuevo ciclo de enseñanzas necesarias en este punto de evolución en conexión con el impulso del segundo Rayo”. Las últimas palabras son típicas de las “enseñanzas” del Fuego Cósmico de la Sra. Bailey.

Las suposiciones continúan apilándose. Primero, él es “un Maestro Tibetano”, luego ¡sus pronunciamientos son inmediatamente identificados con “la Hermandad”! Se habla de “expresa autoridad” y etc., etc.

¿A qué se reduce todo esto? Simplemente a las tranquilas aseveraciones de la Sra. Bailey, no comprobadas (e imposibles de comprobar) validadas por la “autoridad” igualrnente imposible de comprobar de su Maestro. Las oraciones concluyentes en realidad llegan al extremo de colocar a A. Bailey en el mismo nivel que a H.P.Blavatsky.

PRESUNTA INSPIRACIÓN DE LOS MAESTROS TIBETANOS

El Sr. Adams sigue diciendo: “En el medio de las controversias religiosas de cada lado que vacían las iglesias y llenan a las almas sinceras y buscadoras con cuestionamientos intranquilos y ansiosos (l), nuestros amigos, los teósofos divididos en media docena de sociedades se preguntan patéticamente “¿Cuál es la Verdad?” Seguramente es un gran consuelo y materia de agradecimiento que la siempre (2) atenta Hermandad de Maestros, ignorando las cuestiones mezquinas, 0 mejor, (3) respondiéndoles más efectivamente a través de la voz de un mensajero acreditado, declare una vez más, con absoluta claridad (l) la Ciencia del Espíritu oculta en los Sutras”. (Las itálicas son mías.-A.L.C)

Aquí podemos notar: (l) Un astuto toque, da la idea de que este nuevo esquema no tiene nada que ver con la Teosofia o sus sociedades; guiando así a la aseveración descarada (2) de que esta nueva enseñanza emana realmente de los Maestros. Es más, (3) que el “mensajero acreditado”, sea la Sra. Bailey o su supuesto maestro, ha sido inspirado por Ellos.

Al comienzo del artículo del Sr. Adams, se menciona a H.P. Blavatsky sólo como la traductora de La Voz del Silencio; con la idea evidente de borrar de la mente de los lectores, la existencia de su magnum opus, La Doctrina Secreta, las enseñanzas que están en rotunda contradicción con parte del desconcertante material que hemos encontrado en Fuego Cósmico.

LA DOCTRINA DE LOS “IMPULSOS DEL RAYO”

En referencia a H.P.Blavatsky debe también notarse lo que el Sr. Adams dice en la p. 306:

“La Sra. Bailey presenta un punto interesante en su introducción al decir que el impulso espiritual que se acerca es un impulso del segundo Rayo y que alcanzará su cenit a finales de este Siglo, pero que no tiene relación con el primer Impulso del rayo que produjo el trabajo de HPB». Esto es, por supuesto, una de las afirmaciones usuales y arbitrarias de la Sra. Bailey, y de ninguna manera lo que H.P.B misma nos contó, pero evidentemente está hecho como parte de un plan para subordinar a H.P.B. y a su trabajo a “los nuevos cánones” del culto de Besant-Leadbeater-Bailey.

EL FRAUDE DEL “INSTRUCTOR DEL MUNDO”

Está claro que los enemigos de los Maestros están haciendo el esfuerzo de dirigir la atención del mundo pensante occidental hacia el “Cristo-Instructor del Mundo”, idea originada por el culto de Besant-Leadbeater, que aquí se muestra como un elemento dominante en el esquema de la Sra. Bailey, vide las muestras citadas por el Sr. Crump. Esta idea es también peligrosa para el progreso de la humanidad, aunque la forma intelectual en la que está hábilmente presentada, tiende a desarmar las criticas y a ocultar la pezuña hendida.

Las advertencias de los Maestros sobre los peligros de las comunicaciones psíquicas y el trabajo de los Dugpas, “los Shammars infames”, “los Hermanos de la Sombras Casquetes Rojos…cuyos trabajos pemiciosos están por todos lados en nuestro camino” (Mahatma Letters, 272, 284) debe aplicarse a casos como éste. También, la extremadamente importante carta en H.P. Blavatsky’s Letters to Sinnett p. 230 respecto al trabajo de los jesuitas, (la cual fue evidentemente escrita por uno de los Maestros), especialmente el párrafo de conclusión en la p. 233.

RECLAMO DE INSPIRACIÓN SUPERIOR HECHO POR LOS PSÍQUICOS

En el mismo número de Occult Review, en la p. 354, hay una publicidad del libro Living Secrets de Luma Valdry.

Se lo describe de la siguiente manera: “Producido por escritura automática bajo la directa inspiración de un Maestro de la Sabiduría, la autora se mantuvo durante su composición en un estado de conciencia dual. Se trata de un poema en prosa de trascendental importancia esotérica. Este libro puede transformarse en una clase de nueva comunicación…”

Aquí tenemos un reclamo precisamente similar al de la Sra. Bailey, y esto es bastante común en la literatura espiritista y psicológica. Los médiums generalmente tienen una lista de “controles” eminentes y por lo tanto es bastante natural para los psíquicos que desean atraer a aquellos que buscan las nuevas “enseñanzas ocultas” que reclamen haberlas obtenido de la misma manera que H.P.Blavatsky y de la misma fuente. El psiquismo es poco entendido y pocos se dan cuenta de que, especialmente en la psiquis femenina, es muy dificil trazar una línea entre el engaño consciente o inconsciente (que incluye el engaño a sí mismo). Paracelso es muy versado en el tema del poder de la imaginación femenina y tales imponentes trabajos como el de la Sra. Bailey bien pueden ser el producto de su propia imaginación, usando ideas y tenninología ocultista, filtrándolas en su cerebro como “enseñanzas” definitivas, dichas o inspiradas por una entidad que se llama a sí mismo “El Tibetano”.

 ▬▬▬★▬▬▬

NOTAS SOBRE “INICIACIÓN HUMANA Y SOLAR”

A. L. CLEATHER

Luego de las notas escritas sobre Fuego Cósmico, se me envió esta obra previa para que la comente. Observo que fue publicada por primera vez en 1922, un año antes de la publicación de Cartas de los Mahatmas, libro al que la Sra. Bailey cita varias veces en Fuego Cósmico, publicado en 1925. “Iniciación Humana y Solar” está dedicado “con reverencia y gratitud al Maestro K.H”, lo cual sugiere la idea de que los contenidos fireron obtenidos, transmitidos o al menos recogidos de sus enseñanzas. Para dejar en claro que esta no es la fuente de las ideas de la Sra. Bailey ni del “Tibetano” presento la siguiente comparación:

De Iniciación Humana y Solar, pub. 1922, Cap. I, p. 9: “Definición de Iniciación.- El tema de la iniciación se está generalizando cada vez más entre el público. No pasarán muchos siglos sin que se restauren los antiguos misterios y la iglesia posea un grupo interno; en la iglesia del futuro, cuyo núcleo interno se está formando, la primera iniciación será exotérica, vale decir, que la primera iniciación constituirá antes de mucho tiempo, la ceremonia más sagrada de la iglesia y será celebrada en forma exotérica, por ser uno de los misterios revelados en determinados períodos, y a ella asistirán quienes estén implicados. También ocupará un lugar similar en el ritual de los masones. En esta ceremonia, quienes estén preparados para la primera iniciación, serán admitidos públicamente en la Logia por uno de sus miembros, autorizado para ello por el Gran Hierofante mismo”.

(Las itálicas son mías.-A.L.C.).

De una carta del Maestro K.H. a A.P. Sinnett. Alrededor de 1881-2, en Mahatma Letters, 1923, pp. 57-8: “Señalaré el mayor de todos ellos, la causa principal de casi los dos tercios de los males que afligen a la humanidad desde que esa causa se convirtió en un poder. Se trata de la religión, bajo cualquier forma y en cualquier nación. Es la casta sacerdo tal, el clero y las iglesias. Es en esas ilusiones que el hombre tiene por sagradas, donde debe buscarse el origen de esta cantidad de males que son el gran azote de la humanidad y que amenaza con aplastarla. La ignorancia creó a los Dioses

y la astucia se aprovechó de la oportunidad… Es la impostura de los sacerdotes lo que hizo a estos Dioses tan terribles para el hombre… Es la creencia en Dios y en los Dioses lo que convierte a dos terceras partes de la humanidad en esclavos del puñado de aquellos que la engañan bajo el falso pretexto de salvarla. (Las itálicas son mías.-A.L.C.).

Pareciera que la Sra. Bailey tomó el nombre del Maestro en vano demasiado de prisa , y debe haberse sentido algo desconcertada (así como la Sra. Besant y el Sr. Leadbeater) cuando aparecieron escritas las verdaderas opiniones del Maestro sobre “Dios” y “la Iglesia”, etc. Sin intimidarse y teniendo en cuenta el sabio consejo diplomático: “L’audace, l’audace, et toujours l’audace”, ella publicó Fuego Cósmico en 1925, citando libremente a las Cartas de los Mahatmas, y salpicando sus páginas con notas de pie con abundantes referencias a La Doctrina Secreta las cuales en la mayoría de los casos no confirma sus aseveraciones, como cualquiera al buscarlas podrá observar.

¿Quién es el “gran Hierofante” del que habla? ¿Tiene quizás alguna relación con el “Director Supremo de Evolución en este globo” del Sr. Leadbeater?

Abundan en el libro (tal como en Fuego Cósmico) las usuales aseveraciones sin fimdamentos, típicas del culto de Besant-Leadbeater-Bailey, sobre las iniciaciones, sus números (l° a 6°, etc.); el “Logos Planetario”, con una descripción completa de su trabajo; “El REY, el Señor del Mundo”; el “Maestro Jesús”, de quién dice (p. 56), “es el punto focal de la energía que fluye a través de las distintas Iglesias Cristianas,” y quien “ocupa en el presente un cuerpo sirio… es de apariencia marcial, exige disciplina, es un hombre de voluntad y dominio férreos. ¡Alto y delgado, de rostro largo y fino, pelo negro, tez pálida y penetrantes ojos azules!”

Esta no es la única descripción detallada, también se han hecho descripciones del Maestro M. y de K.H. entre otros, así como del carácter de sus obras. Se nos informa que parte del trabajo del maestro es “preparar al mundo en amplia escala, para la venida del Instructor del Mundo”.

Aquí se identifica rápidamente la escuela de Bailey (como hemos visto recién en Fuego Cósmico) con las perversiones y engaños de Besant-Leadbeater. “En todas partes”, dice la Sra. Bailey, “Ellos (los Maestros en conjunto) reúnen a quienes de una u otra manera demuestran la tendencia a responder alas altas vibraciones, tratando de forzarlas y adaptarse a ellas, a fin de ser útiles en el momento de la venida de Cristo…” (Las itálicas son mías. A.L.C.). La idea de respuesta a “altas vibraciones” es probablemente idéntica a la “respuesta” a su propio “mensaje”, como ella lo califica en su capítulo introductorio.

En el Capítulo V, hay otra similitud con la escuela Besant-Leadbeater, que contiene lo siguiente: “A la cabeza de todas las actividades…se ubica el Rey, el Señor del Mundo…. Colaborando con Él como sus Consejeros hay tres Personajes llamados los Pratyeka Budas, o Budas de Actividad. Estos cuatro seres encaman la voluntad amorosa, activa e inteligente. (Las itálicas son mías. A.L.C).

Debe recordarse que en mi Great Betrayal me ocupé de las falsas declaraciones realizadas por la Sra. Besant al corregir la definición de Pratyeka Buda hecha por H.P.B. en Voice of the Silence, p.109, nota 25. En nuestra reimpresión (y en el Glosario Teosófico) aceptado como correcto en todo Oriente, se define a Prateyka Buda como: un santo, puramente intelectual, egoísta y solitario. Tampoco se menciona aquí a los Nirmanakayas, a los “Maestros de Compasión” o a “La Gran Renunciación”, menos aún los “Dos Senderos”.

Claramente, las enseñanzas de Besant-Leadbeater han inspirado mucho a este último “falso guía”, otro “ciego guiando a otros ciegos”. Esta gente, especialmente la Sra. Bailey, posee algunos de los requisitos de un escritor de ficción. Pero, “oh, qué pena”, para imponerse a la multitud atontada

sólo necesitará afirmaciones descaradas y sin fimdamento, junto con las detalladas descripciones que el público lector de novelas absorbe tan ávidamente.

Es casi imposible tratar con una obra en la que la verdad y el error están mezclados con tanta astucia, ya que para separar la paja del grano se necesitaría otro volumen del mismo tamaño. Los títulos mismos de los diecinueve capítulos muestran la naturaleza del tema.

En cuanto al supuesto “conocimiento”, o “enseñanza” contenida en esos diecinueve capítulos, nada se ofrece en confirmación, testimonio o excusa, excepto en las “Observaciones Preliminares”, donde la escritora declara que ella no se adjudica “autoridad y prestigio por el conocimiento expresado”, y que “rotundamente rechaza tales expresiones. Ella no puede hacer otra cosa que presentar estas afirmaciones como temas de facto”.. (Las itálicas son mias.- A.L.C.). Un inquiridor poco sofisticado podría preguntar y con razón, ¿por qué? El “reclamo” tan jesuitamente desautorizado, está realmente ahí, aunque astutamente camuflado. Si son “temas de facto”, ¿por que’ no hay evidencia citada?

Si se lo considera un libro de ficción ocultista, ingenioso e imaginativo, hasta puede decirse que es definitivamente atractivo. Otros escritores en el mismo ramo, han producido novelas esotéricas, por ejemplo: A Brother of the Third Degree, Three Sevens, que junto con varios cuentos de autores más recientes, han recibido el reconocimiento del público lector de ficción. Pero, con la excepción de C.W. Leadbeater, la Sra. Bailey es la primera escritora en temas ocultos que ha tenido el ingenio de presentar Ficción como Realidad, ganando así de un solo golpe y con gran facilidad, una cantidad de seguidores entre los crédulos, y presumiblemente, el apoyo financiero tan necesario en estos días para propósitos publicitarios. Sus libros, de ninguna manera, deben ser tomados en serio por los seguidores de las enseñanzas de HPBlavatsky ni considerados como algún tipo de contribución con el verdadero “conocimiento” oculto


LAS ENSEÑANZAS SOBRE SEXO OPUESTAS A LAS DE LA SRA. BLAVATSKY

Las opiniones que supuestamente la Sra. Bailey canalizó (no debemos olvidar al presunto maestro “Tibetano”) sobre las relaciones sexuales de aquellos que han dado o están dando sus primeros pasos en el estudio serio del Ocultismo práctico, están en total conflícto con las enseñanzas de H.P. Blavatsky y sus Maestros en este tema.

En el último capítulo, “Reglas para los Aspirantes”, la Sra. Bailey es más precisa en este punto que en su posterior Fuego Cósmico. Es posible que la publicación de Cartas de los Mahatmas le hayan enseñado a ser más cuidadosa, ya que como segím parece, ella desea que el público piense que los contenidos de sus libros provienen de la misma fuente que la de los de H.P.Blavatsky, dada la gran cantidad de referencias a La Doctrina Secreta que ella hace en Fuego Cósmico. Hay quienes consideran su trabajo, entre ellos los seguidores del culto de Leadbeater, como una extensión y expansión de La Doctrina Secreta, lo cual es casi grotesco.

La Regla ll, p. 204, dice: “Que el discípulo transfiera el fuego desde el triángulo inferior al superior y preserve aquello que es creado por el fuego en el punto medio”.

La Sra. Bailey explica esto de la siguiente manera: “Que el iniciado controle lo que se entiende generalmente por impulso sexual y la transferencia del fuego que ahora vitaliza normalmente los órganos genitales, al centro laríngeo, llegando a la creación en el plano mental, por medio de la mente. Aquello que se ha de crear, debe ser nutrido y mantenido por la energía amor de la naturaleza, emanada del centro cardíaco.

No tengo palabras para condenar el consejo aquí dado para todos y cada uno, en un libro impreso. El consejo de “transferencia” es probablemente el más peligroso en el proceso de la magia negra, que se distingue de la blanca por el uso de las fuerzas del sexo. Se lo encuentra en obras Tántricas tales como “The Serpent Power” de “Arthur Avalon” (Más tarde Sir John Woodrofie, un juez en India), haciendo caso omiso de los peligros terribles que H.P.Blavatsky advierte constantemente a sus lectores y alurrmos. Ella dice que en muchos casos, la clase de intentos descriptos anteriormente pueden tener un resultado fatal. Sólo por este párrafo, la Sra. Bailey merece la condena más severa. Está realmente jugando con fuego, el fuego de Kundalini, que como dice H.P. Blavatsky, “puede matar tan fácilmente como crear”.

El triángulo inferior mencionado es:

l. El plexo solar.

2. La base de la columna vertebral.

3. Los órganos genitales.

Mientras que el superior, como se ha señalado, es:

l. La cabeza.

2. La garganta.

3. El corazón.

No hay ningún reconocimiento en todo el libro sobre el tremendo abismo entre Magia “Blanca” y “Negra” que está establecido en el Ocultismo Práctico. Y en estas tres páginas (204-5-6) la Sra. Bailey, inconscientemente desnuda al verdadero mal en la raíz de sus enseñanzas, que en lo que respecta al sexo, están en oposición directa a las de H.P. Blavatsky y sus Maestros.

Para contrastar las explicaciones detalladas sobre las relaciones sexuales de los “Maestros Iniciados” usaremos los siguientes textos:

Iniciación Humana y Solar, Capítulo XIX, pp. 204-5-6. Referidas a la cita anterior de p. 204.

La Sra. Bailey continúa: –“Esto puede ser interpretado por el lector superficial como el mandato de ser célibe, y la promesa, por el solicitante, de que se abstendrá de toda manifestación fisica del impulso sexual. Pero no es así. Muchos iniciados han logrado su objetivo cuando, co-rrecta e inteligentemente, participaron en la relación matrimonial… el plano fisico es una forma de expresión divina como cualquiera de los planos superiores.

No se puede negar que en ciertas etapas es aconsejable que el hombre logre perfecto control, en determinado sentido, por medio de una temporaria abstención, pero esto…, será seguido por etapas, cuando obtenido el control el hombre demuestre los atributos de la divinidad a través del cuerpo fisico, y cada centro se use normal e inteligentemente para desarrollar los propósitos de la raza.

Los Iniciados y Maestros contraen matrimonio en muchos casos, y normalmente cumplen con sus deberes conyugales y domésticos como esposos y esposas, pero se controlan y regulan por el propósito y la intención, y ninguno se deja llevar por la pasión ni el deseo. En el hombre perfecto, en el plano fisico, todos los centros están completamente controlados… El verdadero iniciado debe ser conocido por su prudente y santificada normalidad… por el ejemplo de Vida espiritual y rectitud moral que da a sus asociados, juntamente con la disciplina de su vida”. (Las itálicas son mías. A.L.C.).

De “TheQualifications expected in a Chela” (Theosofist, Vol. IV, Julio 1883, p. 10).

“2. Una pureza mental y fisica absolutas”).

“Pero recuerden, vale más para aquel que no es puro como un niño renunciar a la vida del Chela”. (El Maestro K.H.).

El Maestro M. a los Alumnos Esotéricos. “Cada Adepto toma precauciones para cuidar su pureza corporal”.

“El Yo de la materia y el YO del Espíritu jamás deben estar juntos. Uno de los dos debe desaparecer: no hay lugar para ambos”.

“Vigila lo Inferior, no sea que mancille lo Superior”. La voz del silencio.

“Entre los centenares que en Occidente se llaman ocultistas, no hay ni media docena que tengan ni siquiera idea aproximada de la genuina naturaleza de la ciencia que tratan de dominar. Con pocas excepciones, están todos en pleno camino de la hechicería. (H.P.Blavatsky en “El ocultismo en oposición a las artes ocultas).

Un Adepto nunca se casa”.-H.P.Blavatsky.

“Es verdad que el hombre casado no puede llegar a ser un Adepto”. (El Maestro K.H. en Mahatma Letters, p. I 7).

Ibid. (p. 272 por el Maestro M.):

“Los Dugpas y los Gelukpas no están luchando sólo en el Tibet. ¡Observe su odiosa labor en Inglaterra, entre los «ocultistas y videntes»! Escuche a su conocido – predicando como un verdadero «Hierofante» de la «mano izquierda», el casamiento del «alma con el espíritu», y trastomando la ver- dadera definición, tratando de demostrar que todo Hierofante practicante debe estar, al menos espiritualmente, casado —si por algrma razón no puede estarlo físicamente— pues de lo contrario, ¡existe un gran peligro de adulteración de Dios y del Diablo! Le digo que los Shammars (Dugpas o Magos Negros) ya están allí, y su perniciosa obra se interpone en todas partes en nuestro camino”.

H.P.Blavatsky no solo ha dicho que los verdaderos Adeptos de la Mano Derecha nunca se casan o tienen  tipo de relación sexual, sino también que ciertos magos Negros muy conocidos en las crónicas ocultas fueron los descendientes de elevados ocultistas que quebraron sus votos de celibato. Así dijo de Cagliostro (Theos. Gloss. 72): “Su fin no fue del todo inmerecido, por cuanto había sido infiel a sus Votos en algunos conceptos, había caído de su estado de castidad y cedido a la ambición y al egoísmo” (cf. “Almas grandes hay que retroceden en el umbral”).

El mal es grande porque en esta instancia en particular, el SEXO, está anunciando todo aquello que es subversivo para H.P. Blavatsky y los Maestros. En “El Ocultismo en oposición a las Artes Ocultas” de H.P.B, que cité anteriormente (y mucho más en mi Great Betrayal) se exponen claramente las verdaderas enseñanzas ocultas con respecto a este tema. Se trata de una completa refutación a las ideas falsas y peligrosas presentadas con tanta muestra de autoridad por la Sra. Bailey, y que son comunes a todos los charlatanes del Ocultismo, ya sean conscientes o inconscientes. C.W. Leadbeater es un ejemplo, pero no el único, que puede mencionarse al respecto.

Un punto de interés en conexión con el gran número de Adeptos mencionados por sus nombres en los libros de la Sra. Bailey es lo que H.P.B dice en “Lodges of magic” (Logias de Magia),(Lucífer, 1888): “El personaje con que el público está familiarizado bajo el pseudónimo de «Koot Hoomi,» tiene un nombre totalmente diferente entre los que lo conocen… Jamás y bajo ninguna circunstancia, se revelan al profano los nombres auténticos de los Adeptos Maestros y de las Escuelas Ocultas”.

Entre los “Maestros” de Besant-Leadbeater adoptados por la Sra. Bailey, pero que hasta donde yo sé es imposible hallar en la literatura de Blavatsky, está “Rakoczi” (ya mencionado en la p. 12) (ver Initiation, Human and Solar, p. 58 y Cosmic Fire, p. 455). De acuerdo a la Sra.Besant, él se había encarnado antes como Rosenkreuz, Bacon, St. Germain, y otros, sólo obteniendo el Adeptado como “Rakoczi” (The Masters, pp. 75-6 Krotona, 1918). H.P.Blavatsky, por otro lado, llama a St. Germain “el más grande Adepto oriental que Europa ha visto durante las últimas centurias”. (Theos. Glossary, p. 309, también p. 214 bajo “Mesmer”). Ver “Influence of Occultists on Revolutions”, en nuestro

Buddhism, the Science of Life”, 2nd ed., pl 10.

Finalmente, en referencia a los comentarios del Sr. Crump (mencionados anteriormente, p. lO) sobre la aplicación del nombre Sanat Kumara al Logos, debe agregarse aquí que cuatro de los siete Kumaras son exotéricos y tres son esotéricos. (Secret Doctrine, I, 457, edición antigua) Sanat Kumara es uno de los primeros. Uno de los Kumaras esotéricos es Sanat Sujata, de quien Sanat Sujatiyam de la Mahabharata tomó el nombre. (Ver The Crest Jewel of Wisdom, (La joya Suprema del discernimiento): Traducida por Mohini Chatterji, verso 324 y notas de pie, p. 80).

 ▬★▬